29 de junio de 2015

Derecho a la Ciudad




La llamada política de “renovación urbana” que el gobierno del PRO desarrolló en el sur de la Ciudad, se establece a partir de una concepción basada en el aumento del valor del m2.
Es la cultura de la mercantilización por sobre cualquier derecho social.

Ejemplos: el Plan Maestro Comuna 8; o el desalojo de la Villa Rodrigo Bueno para el desarrollo de un complejo habitacional de lujo de la constructora IRSA en la ex Ciudad Deportiva de Boca.

¿Cuál es el resultado?
Que las clases populares que viven en condiciones precarias son desplazadas por sectores de altos ingresos que se acomodan al negocio de la especulación inmobiliaria.
Es el resultado de subordinar el interés público al mercado (léase: a las grandes corporaciones).

Cuarenta años de neoliberalismo nos enseñan que mientras más libre es el mercado más grandes son las desigualdades y mayor el poder de los monopolios.
Y así estamos…

Gente sin techo por las calles y mendigos en los subtes: “no hay nada más desigual que el igual trato entre desiguales”.
Es una carestía en gran medida innecesaria (desempleo, falta de vivienda, etcétera); todo eso en medio de la abundancia.

Nos preguntamos: si la ciudad fue tomada por los intereses del capital y así dejó de pertenecer a la gente; ¿es posible pensar una ciudad diferente? ¿una ciudad en la que no tengamos que depender de una élite muy poderosa que esencialmente la construye con sus propios deseos y el resto tiene que vivir en ella?

Hablamos entonces del Derecho a la Ciudad: es el derecho de todos debatir el tipo de ciudad que queremos.
El derecho a la ciudad no es simplemente el derecho a lo que ya está en la ciudad, sino el derecho a transformar la ciudad en algo radicalmente distinto.

¿Por qué no podemos tener concepción urbana diferente? ¿cómo hacemos para ejercer mejor el derecho a la ciudad?

En las ciudades de Argentina hay diversos movimientos barriales y territoriales que actúan para ejercerlo, como el MTL, el MOI, entre otros.

Como dice David Harvey: "si nuestro mundo urbano ha sido imaginado y luego hecho, puede ser re-imaginado y re-hecho. El inalienable derecho a la ciudad es algo por lo que vale la pena luchar. El aire de la ciudad nos hace libres", solía decirse. Pues bien: "hoy el aire está un poco contaminado; pero puede limpiarse". Este es el tema del día: EL DERECHO A LA CIUDAD.

21 de junio de 2015

La Crisis Educativa Permanente

LA TOMA DE COLEGIOS Y EL RECLAMO DE LOS BACHILLERATOS POPULARES



Hace 97 años, el 21 de junio de 1918 fue la proclama del Manifiesto Liminar de la Reforma Universitaria, que tomó tal trascendencia y magnitud que a partir de entonces, se considera al estudiante (no sólo al universitario; también los secundarios, como vemos en estos días se movilizan) como actor social capaz de organizarse para trasformar la realidad, junto a otros sectores.
El Manifiesto dice en uno de sus párrafos, que sirve para reflexionar acerca de la actual crisis educativa:
"Las Universidades han sido hasta aquí el refugio secular de los mediocres, la renta de los ignorantes y lo que es peor- el lugar donde todas las formas de tiranizar y de insensibilizar hallaron la cátedra que las dictara. Las Universidades han llegado a ser así fiel reflejo de estas sociedades decadentes que se empeñan en ofrecer el triste espectáculo de una inmovilidad senil. Por eso es que la ciencia, frente a estas casas mudas y cerradas, pasa silenciosa o entra mutilada y grotesca al servicio burocrático".

Hoy se aplican, al menos en lo formal, los principios reformistas: la autonomía política, docente y administrativa de la universidad, el cogobierno de profesores y estudiantes, la elección de los dirigentes de la universidad por asambleas de profesores, estudiantes y egresados, la elección de profesores por medio de concursos públicos.
Qué bueno recordarlos para profundizar cuál es la actualización de estos principios al día de hoy.

De hecho, el movimiento de Córdoba representó solamente el punto de partida de un proceso destinado a definir lo que es y lo que debería ser la universidad y la educación en general, por medio de la búsqueda, aún inconclusa de un pensamiento crítico, alternativo, que ponga en debate al actual modelo productivo, el capitalismo en crisis; y ayude en la búsqueda de alternativas para superarlo.

15 de junio de 2015

El Paro Nacional y los Números de la Pobreza




El martes pasado, se produjo el quinto Paro Nacional que se realiza desde 2012 en Unidad en Acción entre centrales de trabajadores, particularmente la CGT y la CTA Autónoma.

Lo más sobresaliente dentro de la Unidad en Acción y lo que impulsan los gremios de transporte es la no aplicación al Impuesto al Salario. Pero además se viene reclamando por la reapertura del Consejo del Salario, que hace años que no se convoca. Un aumento de emergencia de 4000 pesos para los jubilados; que se termine la precarización, sobre todo en el Estado; que haya paritarias libres, entre otros.

Como es habitual, los medios te instalan que como no hay transporte, la gente no pudo ir a trabajar. Claro que no te levantan nunca los temas principales por  los cuales se para.

Ahora, preguntamos: los trabajadores que no están sindicalizados (son la mayoría; sólo el 25 % lo está) y sí quieren parar, pero están amenazados con sanciones o despidos si lo hacen? …de eso no te hablan.

Preguntamos: en el interior del país, en las ciudades o pueblos donde la gente se mueve en bicicleta o vehículo propio…acaso el paro no fue masivo?

También los medios se acuerdan y nos hacen el favor de divulgar y deschavar quiénes son Moyano, Barrionuevo y el Momo Benegas, como si los trabajadores no los conocieran… Y sin embargo paran.

¿No será que estos personajes tienen que mostrar algún tipo de acción frente al descontento de las bases? ¿Es sólo una cuestión de oposición electoral oportunista?

El mismo día del paro, la presidenta Cristina Fernández pinta un cuadro idílico del país al recibir una distinción de la FAO conferida por el organismo a la Argentina y a varios otros países, por los logros en materia de erradicación del hambre: La Pobreza está por debajo del 5% y la indigencia es de 1,27%”.

Son números…pero la realidad qué nos dice? 

Hoy nos visita Cinhia Pok, Ex Directora de la Encuesta Permanente de Hogares, Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). Secretaria de Formación, Investigación, Proyectos y Estadística de la Central de Trabajadores de la Argentina. Licenciada en Sociología, UBA (1969). Docente de la Maestría en Ciencias Sociales del Trabajo de la Universidad Nacional de Buenos Aires.

7 de junio de 2015

1° Conferencia Internacional sobre Deuda, Bienes Comunes y Dominación




¿Sabías que...

...para Julio de 2014, la Deuda Pública Bruta – total de la deuda, ya sea con acreedores privados o agencias del Sector Público- era de USD 198 mil millones, representando así el 42,8% del PBI, y que el 67,8% de la misma está emitida en moneda extranjera (porcentaje que asciende a 85% si analizamos la Deuda Pública en manos de Privados) y 30% rige bajo legislación extrajera (porcentaje que asciende al 99% si analizamos los títulos públicos que no entraron a los distintos canjes de deuda)?

...el stock de la Deuda Pública Bruta de 2014 es prácticamente el mismo que el existente para el año 2004 -previo al canje del 2005- donde hubo una baja importante en la medición, lo que demuestra que, a pesar de haber pagado USD 192 mil millones desde 2003, el stock de la deuda sigue creciendo y el objetivo de las autoridades sigue siendo volver al mercado internacional de capitales para tomar más deuda?

...el Presupuesto 2015 estima pagos por Intereses de la Deuda por USD 10.200 millones y que este monto representa el 7,7% del Gasto Público Total, mientras que las asignaciones para Salud y Educación son del 1,9% y 4,85%, respectivamente?

...la idea de que el país se está desendeudando sólo se corresponde con la disminución del componente de Deuda Pública en manos de Privados y Organismos Multilaterales, y con el fin de las relaciones crediticias con el FMI del 2006, y que, si bien se redujo la relación Deuda/PBI, hay que tomar con cuidado este indicador, dado que su caída (representaba 166% en 2002 y 60% en 2005, post canje) se debe principalmente al crecimiento económico que se experimentaba en ese entonces, y a que el mencionado cálculo no incluye a la deuda no presentada al canje?

...los mayores acreedores del Estado Nacional son sus propios organismos públicos, que poseen el 57,8% del total de la Deuda Pública Nacional, destacándose el Banco Central de la República Argentina (BCRA), el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la ANSES y el Banco de la Nación Argentina (BNA), entre otros, y que esta nueva característica de la Deuda es consecuencia del accionar del Gobierno en los últimos años, que paga privilegiadamente a Organismos Financieros Internacionales (Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo, Club de París) y Acreedores Privados (Repsol, Juicios del CIADI) con pasivos que se contraen con Agencias del Sector Público, y se pone así en peligro las arcas de los mencionados organismos públicos, al llenarse de títulos en pesos que suelen depreciarse ante una devaluación?

...hasta el momento, ningún gobierno argentino ha llevado adelante una investigación de los orígenes de la Deuda Pública, que el exministro de Economía Bernardo Grispun comenzó una que posteriormente se suspendió y nunca se dieron a conocer los resultados, y la causa Olmos, con fallo firme del Juez Ballesteros, identificó más de 400 actos ilícitos en la contratación de la deuda, de modo que los remanentes de la deuda privada de las grandes corporaciones estatizada en 1982 y los cuestionados -varios de ellos- están siendo investigados por la Justicia por arreglos posteriores (Club de París, Plan Brady, Blindaje, Megacanje), que todavía están incluidos en la lista de pagos de Deuda Pública?

31 de mayo de 2015

Ley de Semillas y el Agronegocio




El  60 % de la alimentación mundial depende de hombres y mujeres del campo que se dedican a la pequeña agricultura.
Esto lo dicen diversos informes de la CEPAL (Comisión Económica Para América Latina y el Caribe), o de la CLOC (Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo).

Sin embargo, nos dicen que si no industrializamos todo, nos vamos a morir de hambre y que la agroindustria (lo que en las universidades te enseñan como “agrobusiness”) es mucho más productiva.

Luego de 60 años, en los que viene predominando el concepto de la agroindustria, hay mil millones de personas en el mundo con problemas para acceder al consumo de alimentos.

Cuando se comparan las dos formas de hacer agricultura (el agrobusiness y la campesina), no se trata de ver cuál genera más ingresos o riqueza.
Una, acumula el capital en pocas manos y explota a los campesinos.
Y la otra, genera distribución de la riqueza y garantiza la sobrevivencia familiar.

El modelo que resiste es de producción familiar y orgánico de pequeña escala, que es diverso, sostenible, barato, y de fácil distribución y acceso.
Sin embargo, cada día, la alimentación se concentra en alimentos procesados, industrializados o importados, a contracara de la calidad de alimentación.
Y, sobre todo, de la soberanía alimentaria.

En síntesis:

El problema de la alimentación no es tanto de producción y de acceso, sino de quiénes son los que se apropian de esa producción.
Los países que, como Argentina, van perdiendo esa capacidad de producción, dependen en gran parte de la agroindustria.

Lamentablemente, el DNU del gobierno para modificar la Ley de Semillas, sigue avanzando en el sentido de lo que quieren corporaciones semilleras transnacionales.
Las modificaciones orientadas por los intereses de estas empresas están dirigidas a profundizar la apropiación y mercantilización de las semillas.

Pero tenemos en nuestro país, muchas organizaciones que luchan por la soberanía alimentaria, por un nuevo paradigma productivo.
Unen fuerzas, afirmando que la cuestión agraria compete a toda la sociedad.
Y como tal, debemos abordarla dentro de una estrategia de poder alternativo y popular.

24 de mayo de 2015

Extractivismo.
Soberanía sobre Bienes Comunes.




La palabra extractivismo no aparece en el diccionario de la Real Academia Española.
Sin embargo es un mecanismo de saqueo y de apropiación colonial que sigue vigente y que tiene más de 500 años en todo el mundo.

Fue a partir de la expansión extractivista que empezó a formarse el sistema capitalista mundial.

Parece una paradoja, pero resulta evidente que la pobreza de la mayoría de los países del mundo, está relacionada con la riqueza de sus recursos naturales.
Es la paradoja de la abundancia.

¿Por qué los países ricos en recursos naturales tienen mayores problemas para desarrollarse?
¿Será que sus economías están sustentadas en la extracción y exportación de esos recursos?

Esta práctica se sigue aplicando tanto en los gobiernos neoliberales como en los progresistas.

¿Y por casa cómo andamos?

Argentina, por ejemplo, en pocos años, pasó de ser exportadora de petróleo y gas a convertirse en importadora de estas fuentes de energía.

Con el agravante de que parte de estos productos refinados se usan para generación de electricidad, teniendo posibilidades de usar otras fuentes como la hídrica, la solar y también la eólica.

La actividad petrolera o la minera, como también la agraria, están en manos de empresas transnacionales.
El estado no se involucra en los enclaves petroleros o mineros y, así, los reclamos y  conflictos sociales quedan en manos de las empresas.
Las tecnologías utilizadas, además, provocan un deterioro irreversible del medio ambiente.

Esto se debe al uso masivo de químicos tóxicos (cianuro, ácido sulfúrico) y un consumo inmenso de agua, con la acumulación inmensa de desechos.
El valor económico de la contaminación nunca se conoce ni se difunde a la población.

¿Pero cuál es la alternativa?

Evidentemente no se trata de cerrar los campos petroleros o mineros.
Pero sí se trata de elaborar una estrategia de transición planificada por los gobiernos y los estados de la región, en forma integrada.

En vísperas de un nuevo aniversario de nuestra única revolución, avanzar en la preparación de esta transición es, quizás, la tarea central de la época, para ir dejando atrás las políticas económicas dependientes y no sustentables.

Contamos con la participación de muchos movimientos sociales y políticos, que luchan y se organizan todos los días para conseguirlo.

16 de mayo de 2015

Talleres Productivos Precarios en la Ciudad de Buenos Aires



El tema del día ha sido los Talleres Productivos Precarios en la Ciudad de Buenos Aires y, por ello invitamos a dos protagonistas con gran conocimiento sobre lo que sucede con esta problemática. Ellos son Juan Vázquez, del colectivo Simbiosis Cultural, y María Ayelén Arcos, Lic. en Antropología, becaria del CONICET y especializada en trabajos precarios y tercerizados en talleres.


La muerte de dos niños en el incendio de un taller de fabricación de ropa puso nuevamente sobre el tapete un tema en el que, tanto el Gobierno Nacional, como el de la Ciudad, vienen mirando para otro lado: el crecimiento del trabajo en negro, que muchas veces roza condiciones de esclavitud.

En Argentina los talleres de indumentaria son en su mayoría de características productivas precarias.
Les dicen talleres clandestinos, aunque muy clandestinos no son, porque ya hace años que vienen siendo identificados y denunciados por diversas organizaciones.

Desde la Fundación Alameda y el Sindicato de Obreros de la Industria del Vestido y Afines (SOIVA) se calcula que la tercerización en talleres de costura precarios afecta a más del 80% de las marcas de indumentaria.
Actualmente hay 113 marcas sospechadas de subcontratar trabajadores en negro para producir sus prendas.

Hasta hace poco tiempo se tenía la noción de que estos talleres estaban todos en algún remoto rincón de Asia.
¡Pero no! Ya los tenemos acá desde hace rato.
Y los medios se ocupan sólo cuando ocurre alguna desgracia como la muerte de los hermanitos Camacho.

Es indudable que el crecimiento de este tipo de modalidad laboral ha representado un negocio para muchos. Pero, ¿quiénes están detrás del negocio?
Actualmente hay 113 marcas sospechadas de subcontratar trabajadores en negro para producir sus prendas.
Éstas son las que tienen el mayor peso en la cadena productiva y las que imponen las condiciones al resto.
Es evidente que para eso tiene que haber una complicidad con el poder político.

El Gobierno Nacional y el de la Ciudad no son ajenos a la influencia de esta industria.
Así se entiende la vista gorda que se ha hecho tanto desde los organismos de control como desde las fuerzas de seguridad.
Todos se llevan su parte.

En épocas de campaña electoral, los principales candidatos sonríen mientras bailan su danza de los vampiros frente a Tinelli.
¿Es éste el capitalismo humano del Siglo XXI que tanto nos pregonan?
¿O será que es la única forma en que puede funcionar un capitalismo en crisis?
La crisis civilizatoria.

Desde Puente Uno, estamos peleando por la construcción de una alternativa diferente, por la emancipación social, para que otro mundo sea posible.

10 de mayo de 2015

Violencia Institucional



En el Día Nacional contra la Violencia Institucional, nos comunicamos con Matías Bregante, vocero de Amigos y Familiares de Luciano Arruga para hablar sobre el caso y charlamos con Mercedes Haran, representante de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) sobre la violencia policial en Córdoba. Además, recordamos los 70 años del fin de la Segunda Guerra Mundial.


Las fuerzas de seguridad, las policías de todos niveles, la seguridad privada y las instituciones represivas no armadas: clínicas psiquiátricas, los institutos de menores, están al servicio y enmarcados dentro del concepto represivo.

La estigmatización, la de sacar de circulación a lo que se consideran las clases peligrosas está también y paradójicamente relacionada en cómo desde esas mismas fuerzas represivas se los utiliza para delinquir.

Cuando decimos violencia institucional nos referimos a la  estatal y también paraestatal.
Es aquí cuando la población marginada o fuera del sistema, o parte de ella, puede ser usada para robar o para ejercer violencia paraestatal (las patotas, las barras bravas, el caso Mariano Ferreira).

Usados como rompehuelgas o para frenar protestas sociales, también puede ser contemplado dentro de la violencia paraestatal y la policía dejando el campo libre, la zona liberada para que actúen las patotas para reprimir una protesta social.

El tema de la seguridad es un factor de legitimación del poder y de visualización de amplios sectores sociales como una amenaza a ese orden.
Con la idea de represión del delito, avanza la idea de reprimir a determinados movimientos sociales.

Si vemos los discursos electorales de los principales candidatos, todos están con el discurso de la mano dura.
¿Qué se discute?
¿Cómo reprimir mejor a los delincuentes?
¿Si estás a favor o en contra de si los planes y el clientelismo alienta la vagancia y la delincuencia, etc.?

Tenemos una visión del mundo diferente, estamos en una batalla cultural, de ideas, de mediano y de largo plazo.
Los medios de comunicación trabajan, reproducen y afianzan un sentido común ya creado desde hace mucho tiempo.

Todo lo que sea organizaciones populares y medios alternativos y comunitarios, puede significar un avance hacia la construcción de un sentido común diferente y es imprescindible hacerlo.
Por eso estamos acá, desde Puente Uno, en la Tribu.

2 de mayo de 2015

Día Internacional de los Trabajadores


En el Día Internacional de los Trabajadores entrevistamos a Daniel Jorajuría, Secretario Gremial de la CTA Autónoma. Con él conversamos sobre los diversos conflictos en los cuales participa la CTA en el país y también sobre el nuevo modelo sindical y la estrategia para enfrentar a la trilogía constituida por patronales, los sindicatos burocráticos y el gobierno.

Daniel Jorajuría, Secretario Gremial de la CTA Autónoma.

EDITORIAL 1º DE MAYO
“¡Ocho horas para el trabajo, ocho horas para el sueño y ocho horas para la casa!”.
Ese fue el reclamo de los Mártires de Chicago que fueron ejecutados por participar en las jornadas de lucha que comenzaron el 1º de mayo de 1886.
En pleno siglo XXI, esa reivindicación sigue vigente.
Pasaron 129 años, se han logrado grandes conquistas, pero hoy, ¡nuestros derechos se encuentran más atrasados que nunca!
Parece que lo “natural” es trabajar 12 hs para llegar a fin de mes.
Paradójicamente, cuando los impresionantes avances tecnológicos deberían mejorar la calidad de vida de la sociedad, éstos se utilizan para aumentar la productividad de las empresas y el consumismo.
Léase: “menos trabajadores”, o “con bajos salarios”, y “más ganancias para los patrones”.
¿Sabías que hay 3 países en los cuales hoy, 1º de Mayo, no se conmemora el Día Internacional de los Trabajadores?
¿Sabías que esos 3 países son EE.UU., el Reino Unido y Andorra?
¡Vaya coincidencia! ¿no?
¡Los 2 principales exponentes imperiales, y el país europeo emblema de los paraísos fiscales!
¡Vivimos en plena crisis global del capitalismo!
Y, esta crisis, provoca cambios demográficos, conflictos, desigualdades y, ¡hasta afecta el medio ambiente!
Es la crisis financiera, energética, alimentaria, el cambio climático…
En síntesis, ¡es la crisis civilizatoria!
¡Hoy no es un día de fiesta!
Éste es un día de recuerdo, de CON-ME-MO-RA-CIÓN.
Esta semana, en Buenos Aires, murieron dos chicos por culpa del trabajo esclavo.
¿Se puede festejar esto?
En Argentina, el 35% de los trabajadores y trabajadoras están en negro.
¿Se puede festejar esto otro?
En Europa, ya son más de 1500 los inmigrantes africanos muertos en “naufragios” en lo que va del año.
¿Y esto? ¿Se puede festejar?
Tampoco se trata de una fecha para rendir homenaje al trabajo como actividad humana. No es el día del Trabajo, es el Día Internacional de los Trabajadores.
El 1° de mayo se trata de rendir homenaje a los trabajadores del mundo que lucharon y siguen luchando por las conquistas laborales y por la emancipación social.
¡A los que han escrito la historia de los trabajadores!
Y, en nuestro país, de rendir homenaje a Agustín Tosco, Atilio López, Isauro y Arturo Arancibia, Atilio Santillán, Maximiliano Kosteki, Darío Santillán, Carlos Fuentealba, Mariano Ferreyra, y a todos aquellos que, todos los días, militan, se organizan y luchan por el cambio social, para que un verdadero mundo mejor sea posible.

28 de abril de 2015

Las PASO y la Deuda


Alejandro Olmos Gaona nos visitó en el 15° aniversario del fallecimiento de su padre para contarnos acerca de la investigación que realizaron juntos sobre la deuda argentina.

La entrevista a Alejandro Olmos Gaona

Arrancaron las PASO en el país.
En abril ya hubo elecciones en Salta, Mendoza, Santa Fé con resultados que fueron variados.
Los resultados, según la provincia en cuestión, fueron con ventajas para el kirchnerismo o para los opositores al gobierno nacional, incluyendo los resultados inciertos en Santa Fé.
Pero nos preguntamos:
Los kirchneristas, por una parte, que proponen la continuidad de lo que en un momento llamaron “el modelo” y ahora le dicen “el proyecto”, ¿de qué proyecto hablan?
Y los que se dicen opositores y te hablan de cambio, en realidad, ¿a qué se están oponiendo? ¿qué quieren cambiar?

La manipulación desde los medios nos lleva a la cultura del escándalo o lo que ellos llaman “la polémica”.
Nos arman un show de discusiones entre candidatos.
Candidatos que, en general, “pisan el palito” de caer en las chicanas y se preocupan más por cuestionarse entre ellos sin avanzar en sus propuestas.
Y cuando las hacen, realmente no tienen tiempo o no te las explican en profundidad.
Cuando los medios todos los días te convierten una noticia en un escándalo, el resultado es que no podemos pensar, tranquilos, en qué mundo vivimos.
Así se desnaturalizan los debates.

Pero, nos preguntamos:
¿Realmente hay un debate profundo sobre el país que queremos?
Cuando nos dicen que tienen que venir las inversiones, ¿nos preguntamos qué tipo de inversiones queremos? ¿pará que? ¿quiénes son los que se van a beneficiar de esas inversiones?
¿Es lo mismo invertir para seguir produciendo soja y favorecer los transgénicos, que para favorecer los emprendimientos para la soberanía alimentaria?
¿Y la crisis energética?
Más allá de quién quiera verlo y quién quiera ocultarlo, lo cierto es que en Argentina hay crisis energética.
Hoy, en pleno siglo XXI, cuando hace calor, tenemos problema de energía; cuando hace frío, tenemos problema de energía; cuando llueve, tenemos problema de energía; y, cuando hay sequía, tenemos problemas de energía.
En realidad, tenemos problemas con la energía más allá de qué clima esté haciendo.

Esta crisis es significativa y se ha ido profundizando en base a la privatización y la extranjerización, que son la base fundamental en donde se sostiene el modelo energético nacional.
¿Por qué si bien se avanzó en estatizar el 51% de las acciones, YPF sigue siendo una sociedad anónima, convertida en una empresa más del mercado nacional e internacional?
¿Por qué, en Bolivia, se pudo nacionalizar el petróleo, el gas y la electricidad?
En los medios tampoco se debate el concepto del acceso a la energía como un derecho y no como un negocio.

El próximo domingo, le toca el turno de las PASO a nuestra ciudad de Buenos Aires.
¿Vimos debates reales entre candidatos y propuestas?
¿Se pudo profundizar el por qué de la falta de urbanización en las villas?
¿O el problema de la especulación inmobiliaria, cuando en la zona sur, el 50 % de la población habita en villas?
¿Sobre los talleres clandestinos en la ciudad?
¿Sobre la atención en los hospitales o sobre la educación?
¿O sobre la pérdida de espacios verdes?
¿Por qué aumentó la mortalidad infantil en la zona sur de la ciudad?
¿O hay más de 6 veces más casos de tuberculosis que la media nacional?

Finalmente, el tema de la deuda pública nacional.
¿Sabías que estamos en el orden de los u$s 200000 millones y que ese monto es prácticamente el mismo que en 2004?
¿Y que, hasta ahora, ningún gobierno argentino llevó adelante una investigación de los orígenes de la Deuda Pública de la causa Olmos, con fallo firme del juez Ballesteros, hace 15 años, que identificó más de 400 ilícitos en la contratación de la deuda?
¿Y que la ley de pago soberano aprobada el año pasado indica la creación de un Comisión Investigadora de la Deuda, que todavía no se ha constituido?
¿Por qué no se habla y se debate más de esto en los medios y, en particular, este año de
campañas electorales?

¡Necesitamos otra comunicación, donde en vez de engañar y ocultar, se promueva el pensamiento crítico y el compromiso político por la emancipación!
¡Eso es posible y urgente!
¡Y en eso estamos, desde Puente Uno!